Asamblea Autoconvocados por la Vida

IMG-20180405-WA0002

           Nuestra geografía tinogasteña con su belleza escénica a puesto, cual caprichoso arquitecto, la estructura perfecta para la existencia del hombre; entre la altura, la aridez y el viento, EL HÁBITAT y entre la montaña y el río, LA VIDA y así por milenios se escribió la historia de estos pueblos cordilleranos fluyendo tranquilos al pulso del AGUA. Eso fue así hasta que la avidez por los minerales nos alteró la existencia y acosados por esta amenaza nos autoconvocamos para la defensa de nuestro territorio.

     Hace exactamente diez años, justamente en un mes de octubre, el pueblo de Tinogasta comenzaba a escribir uno de los capítulos más decisivos de su historia contemporánea cuando un grupo de mujeres y hombres decididos y valientes encendieron la alarma de peligro ante la presencia en uno de los más bellos paisajes, La Higuerita, de la empresa Jackson Global que comenzaba sus trabajos previstos en el Proyecto Río Colorado en silencio y con la complicidad del gobierno, avasallando todos los derechos humanos y ciudadanos, sin licencia social. Pero esta locura de instalar una mina de uranio, cobre y plata, casi en los jardines de nuestras casas activó el amor más profundo por este suelo, en la mayoría de los tinogasteños. Con decisión, entereza y valentía  se logró echar a los intrusos; entre lágrimas de alegría y la emoción de los tinogasteños, la minera debió replegar sus maquinarias, tomar otro rumbo y reconocer que sin licencia social fracasaba su misión.  De esa acción exitosa del pueblo tinogasteño nació un grupo nutrido de activistas que el tiempo llamó Autoconvocados por la vida, quienes con errores, aciertos, coraje, sorteando obstáculos, poniendo el cuerpo a la represión, al escarnio público y a la persecución de los políticos de turno, pudo seguir batallando intentando frenar el avance de la mega minería en nuestro pueblo y establecer una esperanza de un mejor futuro no solo para nosotros sino tendiendo además lazos de lucha con pueblos vecinos  impidiendo el paso de casi setenta camiones diarios con maquinarias e insumos que transitaban  llevando muerte para la monstruosa mina La Alumbrera.

       Sin embargo, hoy nuevamente soplan vientos oscuros sobre los pueblos tinogasteños, otra vez el avasallamiento a través de la violación de un sitio protegido en el Departamento Tinogasta de los Sub sitios Norte y Sur del Sitio RAMSAR llamado desde el año 2.009 “Lagunas Alto Andinas y Puneñas de Catamarca” Allí se elevan las cumbres más altas de América como el Monte Pissis de 6.882 m y el Volcán Ojos del Salado de 6.864 m de altura. Comprende las lagunas, Aparejos, Las Tunas, Azul, Negra, Verde y Tres Quebradas. La Laguna Aparejos es sitio de nidificación de la Parina Grande (Phoenicoparrus andinus). El área es uno de los 14 sitios prioritarios de la Red de Humedales para la Conservación de Flamencos Altonadinos en Argentina, Bolivia, Chile y Perú. Parte del sitio Ramsar coincide con la Reserva Laguna Blanca (área protegida tipo VI, UICN). Allí, justamente la empresa minera canadiense Neo Lithium  a través de su subsidiaria LIEX S.A. inició actividades de exploración  sin licencia social de la población de Tinogasta y Fiambalá, específicamente en el Subsitio Sur ha iniciado trabajos de exploración en las lagunas allí situadas con un proyecto de amplias dimensiones para extracción de litio y potasio denominado Tres Quebradas con el agravante que también constituye parte de la cuenca del único río que irriga todo el departamento Tinogasta y provincias vecinas, el RÍO ABAUCÁN, ocurriendo lo mismo en Subsitio norte con dos proyectos Adelina I y II de la empresa Cat Gold y las Minas Futuro. Ambos situados en la cuenca norte del mencionado río.

      Hoy los espejitos de colores están volviendo a brillar y casi como una situación normal se acepta a las empresas mineras ansiosas de licencia social cumpliendo el rol del estado, regalando sueños, representando un papel de benefactores, repartiendo migajas a los necesitados mientras uno de los responsables, nuestros representantes miran para otro lado.

Confiamos en que el Gigante Dormido tinogasteño en la montaña, despierte  y levante su voz otra vez para que junto a la fuerza de otros sueños latinoamericanos se una al grito cada vez más potente que pide por el agua, la vida y los bienes comunes.

¡LATINOAMERICA UNIDA PUEDE!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.